Panamá! Tierra De Oportunidades

Y al fin arribe a Panamá, de América del Sur directo a América Central.
El vuelo fue muy corto, entre el despegue y el aterrizaje, si bien fue una hora se sintió más bien como 15 minutos.

Al llegar un pequeño aeropuerto rodeado de verde y un calor húmedo MUY intenso nos esperaba. Todo normal, me preguntaron donde pensaba quedarme (nada sobre cuanto dinero, ni pasaje de regreso..). Nuevamente un pequeño percance, me revisaron absolutamente toda la mochila en busca de imagino que serían drogas, y digo TODO, cada bolsillo de la mochila. De más esta decir que no encontraron nada… Al punto que la chica se sintió medio incómoda e intento ayudarme a re acomodar todo, mi pequeña venganza fue agradecerle y explicarle que mi mochila funciona como un Tetris, solo encaja de una forma. Dicho eso me tome todo el tiempo del mundo y casi toda la mesa para re acomodar todo (al principio del proceso me miraban como “te atrape!). Lo raro fue al final ya que al salir Cande estaba blanca y me pregunto que fue lo que me paso, yo tranquilo dije que nada pero resulta, que ella le pregunto a un policía si me había visto porq estaba tardando mucho y el mal intencionado le dijo que me habían encontrado marihuana en la mochila (claramente una mentira, sin necesidad alguna). También me habían roto la mochila por lo que me sentía molesto.

No preste atención y nos decidimos a salir, conseguir un bus a la ciudad, pudimos tomar uno justo en frente a la entrada del aeropuerto y la gente del bus fue muy amable en regalarnos el boleto (solo se puede con una tarjeta de bus que todavía no teníamos, nos ofrecimos a pagarle el boleto y no se dejo, muy amable). El bus recuerdo que tenia aire acondicionado, helado!!!)

Nos decidimos facilmente por un hostal de los mas baratos (como $13 dólares), ubicado en Paitilla, no estaba nada mal, se sentía como estar en casa  y estaba justo frente a un super de 24hs así que resultaba ideal.

Teníamos AC, mesa de pool y piscina, y con desayuno incluido y todo. Igual, esos $13 dolían cada día aunque trataba de no prestarle atención. Les digo el nombre y no por promoción si no más bien porque resulta que me hospedaría ahí dos veces más, se llamaba Casa Areka.

La ciudad de Panamá me resulto, muy bonita en cuanto te mantengas caminando por la cinta costera y sus edificios gigantes y varios (prácticamente ningún parece estar ocupado), por casco viejo con sus edificios estilo colonial totalmente hermosos, el puerto. Pero en sí y por lo que estoy acostumbrado de Buenos Aires me resulto una ciudad muy pequeña, no obstante interesante.

Fue lugar donde conocí por primera vez a Pato, buen amigo y con quien nos seguiríamos viendo una y otra vez jeje.

Necesitábamos hacer plata y un buen amigo que hice en Colombia (Cosme) estaba trabajando en un lugar llamado Playa Venao, le daban la paga, comida y casa. Sonaba ideal y era importante llegar allá rápido antes de que empiece la temporada. La ciudad me hospedo unos largos días pero era necesario avanzar, moverse, dejar de gastar dinero.

La ciudad me mostraba un lado al que no estaba acostumbrado desde que deje mi país.
Grandes y lujosos centros comerciales (shoppings, malls).
Imponentes edificios donde seguramente grandes transacciones ocurren, para serles honestos no me sentía cómodo. Claro, esto no es culpa de la ciudad en si, si no de mis costumbres diarias.

Durante un par de días me sentía un poco desorientado, no me había pasado antes, el uso del dólar me inquietaba ya que veía de primera mano lo que se iba yendo de mi bolsillo.
No obstante, la ciudad me resulto mucho más barata de lo que todo el mundo me había dicho hasta ese entonces.

Una ciudad calurosa, con mucha historia, un canal que funcionaria no solo de manera económica si no a modo de recordatorio visual y explicativo del porqué?, cómo? y cuando? de su marcada cultura.

Puede ser sencillo simplificar todo con una explicación vaga como “son un país muy gringo”. Pero esto seria un ERROR.
Pronto Panamá me enseñaría mucho mas de lo que creía saber sobre ellos, lograría entenderlos e incluso disfrutar y apreciar MUCHO el país donde viviría CASI UN AÑO! (así es… todo cambió en Panamá).

IMG_9942_Easy-Resize.com

Me sentía satisfecho de haber cruzado finalmente hacia América Central, este simple hecho desencadenaría una serie de hechos completamente inesperados, de ese tipo de hechos que hoy en día me hace mirar hacia atrás y contemplar maravillado, de como ciertas pequeñeces lo cambian todo.

Mi vida estaba a punto de cambiar para siempre, solamente que no lo sabía.

Anuncios

4 Comments

Add yours →

  1. Se viene la segunda parteeeee.

    Me gusta

  2. Eugenio Boldrini 25 julio, 2017 — 19:55

    Gabo me encanta leer tu blog.
    Sos una máquina amigo te mando un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: